Y ahora… ¿quién?


With just one look I was a bad mess

Cause that long cool woman had it all.

The Hollies

Nadie es inmortal eso es un hecho. Pero dicen que la inmortalidad llega cuando el héroe, el ídolo, el ser querido tras dejar esta vida terrenal, se instala en la memoria colectiva, podemos enumerar muchos casos que van desde escritores, actores, cantantes, pintores, familiares, pero ¿qué sucede cuando quienes los recordamos, también, dejamos la mortalidad para acceder al otro mundo?, en el mejor de los casos. 

El filósofo romano Marco Tulio Cicerón alguna vez dijo “La vida de los muertos queda alojada en la memoria de los vivos”.

Quedan entonces los libros de historia, en donde, de alguna manera, nos enteramos de la vida y actuar de los forjadores de esta sociedad en la que vivimos, pero en estos tiempos de fugacidad asistir a una biblioteca para consultar la historia resulta una acción extraña, ya toda la información la adquirimos ya sea a través de un dispositivo móvil  o en la computadora de la casa, que cada vez hay menos.

El 2016 fue funesto, está bien los personajes que fallecieron ya habían cumplido su cometido en esta tierra, músicos como David Bowie, Prince, Leonard Cohen, George Martin, Natalie Cole; el cine se quedó sin Gene Wilder, Gonzalo Vega, Evita Muñoz “Chachita”, Polo Ortín, Juan Gabriel, Rubén Aguirre –mejor conocido como “El Profesor Jirafales”--, Pedro Weber; en la literatura se nos fueron Umberto Eco y Dario Fo, en el deporte ya no contará con  Johan Cruyff, Arnold Palmer, Muhammad Ali y con gran parte del equipo Chapecoense; la política mundial se tendrá que explicar con un “antes y después” de Fidel Castro,…la lista es extensa.

Algunos de ellos influyeron en mayor o menor medida en la vida de quienes aún nos quedamos en esta brega.

En la década de los años 80 del siglo pasado asistí a la tres veces heroica secundaria Felipe N. Villarello, ¿por qué tres veces? No lo sé, pero de que era heroica lo era, ahí tuve la fortuna de convivir con grandes personas; que hoy son responsables padres de familia, destacados profesionales o en suma son hombres y mujeres de bien, los recuerdos que tengo de ellos y ellas son diversos, además que despiertan muchas emociones.  

De todas las amistades que conservó con aquellos adolescentes ochenteros tengo un especial recuerdo la que consolidé con Juan Sánchez, casi estoy seguro que ese era su apellido, mejor conocido por “El Seleccionado”, su apodo seguramente surgió por alguna cuestión futbolera, además por lo que rememoro era bueno para ‘el pambol’ y como en ese entonces México vivía su segunda fiebre mundialista, de ahí se deriva ese mote.

Además era bueno para los demás deportes, basquetbol, tochito; para las cuestiones escolares tenía una especial habilidad para las matemáticas, cosa que a mí no se me daba, como hasta la fecha, así que al culminar los tres años de secundaria tuvo a bien elegir un bachillerato encaminado a las ciencias exactas.

De las pocas fotos que conservaba en esa época era la que nos tomamos al finalizar esa gran etapa, estoy en medio de Arturo Juárez, el famoso ‘Pollo’ y del ‘Seleccionado’, ahí este trio de imberbes no sabía que nos depararía el destino, lo que si se ve es una amplia sonrisa al haber concluido esta fase, en ese tiempo media 1.50m creo que solo crecí cinco centímetros más, no así Arturo quien además de Doctor en Psicología alcanzo el 1.90, Juan iba por el mismo nivel de crecimiento así que me hacían ver como un verdadero pitufo, aún lo soy.

A este trio de gamberros se unió otro más: Domingo Palomera Alarcón, con quién anduve muchos días de vagando, nos encargábamos de aplanar las calles de todo el municipio de Coacalco, desde Parque Residencial hasta Bosques del Valle, a veces a pie en ocasiones en bicicleta, mientras que el otro par se dedicaba a los estudios, en diversas ocasiones Domingo y quien escribe visitábamos al Seleccionado en su “chante” en Bosques, aguantaba la ‘carrilla’ al decirle cuñado porque sus hermanitas estaban muy guapas y la verdad así era, pero al final nos sacaba la vuelta.

Como en ese tiempo aborrecíamos todo lo que fuera música tropical, nuestros oídos se abrían más al rock, ya después me di cuenta de cuantos bailes me perdí –y ligues sobre todo—por andar de rockerillo, Juan al escuchar los primeros acordes de “Long cool woman in a black dress”, tomaba su guitarra imaginaria y rasgaba las cuerdas para luego decir “… es la Vampiresa de negro”.

The Hollies son quienes le dan vida a esta grandiosa rola que fue editada en el álbum Distant Light en 1971, nadie de nosotros estaba en proyecto siquiera, pero esa canción nos definía a pesar que no sabíamos que diantres decía la letra. 

 Aún no cumplíamos los 17 años cuando nos enteramos que Juan había fallecido, la causa de su deceso fue la cirrosis, él no bebía; pero hay quienes por este padecimiento del hígado sin haber probado alcohol en exceso pasan a mejor vida; un caso de esos fue el de Jorge Negrete –el Charro Cantor--, quien no era conocido por disfrutar de las bebidas embriagantes.

A 28 años de su deceso mi amigo se perdió de muchas cosas él no presenció la caía del muro de Berlín, la desaparición de la URSS, el Mundial de los EUA, no sufrió con la maldición de los penales, no pudo ver la caía y el regreso del PRI al poder, como el PAN desperdició una gran oportunidad de cambiar México, no se enteró de la insurrección en los Altos de Chiapas, afortunadamente no sufre de la violencia y pérdida de valores de la actualidad, estoy seguro que se hubiera deprimido con la muerte de George Harrison, tal vez la expresión ante el ataque de las Torres gemelas hubiera sido: es el karma.

Al igual otro valedor de esa época Alberto Palafox, se hubiera lanzado a los diversos conciertos que se organizaron en este país: Black Sabatt, Deep Purple, ACDC, Paul McCartney, The Cure, Metallica, etcétera o a lo mejor hubiera descubierto su vena salsera-cumbianchera y hoy sería un clavado de la influencia que tuvo el movimiento que encabezaron Héctor Lavoe, Rubén Blades entre muchos otros gigantes de la ‘salsa neoyorkina’.

En estos 28 años no todo ha sido malo, por ejemplo… ¡No, no hay nada bueno! Y es que se acabaron algunas dictaduras pero empezaron otras; hay una mayor tecnología, nos podemos comunicar de inmediato, pero hemos llegado a la dependencia absoluta; existen más y mejores autos, pero nos estamos acabando los recursos naturales; se encontró agua en Marte, pero no se logra con tanta ciencia controlar la sequía en gran parte del globo terráqueo.  

Después que el 2016 se llevó a muchos talentos,  la reflexión es: Y ahora… ¿quién?, ¿quién los suplirá? o ¿quién seguirá?

Comentarios

  1. No vale la pena mortificarse por lo que pasará ni atormentarse por lo que ya pasó. Disfruta tu hoy. Vive intensamente y déjate de recuerdos estériles. Trata de que los que vayas creando sean inolvidables.

    ResponderEliminar
  2. El pollo legendario, con sus sesiones de peliculas porno en si chante. Todos los pubertos lujuriosos nos dabamos citas a echar andar la imaginacion lujuriosa y virgen. Aquellos tiempos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario