Invisible

¿Por qué el consumidor de información prefiere los chismes, el sensacionalismo que las buenas noticias a darse el tiempo para leer investigación fundamentada en datos sólidos veraces?, ¿en  qué momento empezaron a caducar las instituciones?, ¿los medios de comunicación aplican correctamente los valores éticos y morales?, ¿será el escándalo una de las tantas estrategias de la nueva clase política?, ¿se han convertido los medios de comunicación el tribunal para la opinión pública?, ¿son las redes sociales el paso evolutivo de los medios de comunicación o será un retroceso?

Esas y más preguntas son las le formularía al Profesor Thompson, a lo mejor no me responde ninguna o tal se daría el tiempo de contestar todas, los más probable es que me diga: “¡elige una!” entonces me quedaría con esta: ¿son las redes sociales el paso evolutivo de los medios de comunicación o son parte de un retroceso?

Estamos conscientes que las redes sociales se han convertido en una herramienta inalienable para los medios de comunicación, pero no únicamente para ellos, sino para todo actor social, hoy no se comprende a personajes de la vida pública, ya sea del ámbito político, deportivo, social, artístico, cultural, empresarial sin una cuenta de Twitter, Facebook, Instagram, Linkedin, Pinterest, Periscope, Snapchat, etcétera; hay quienes se resisten a entrar a este entramado, pero después de ver su alcances caen irremediablemente en sus ‘redes’.

Sin embargo estas mismas redes sociales se llegan convertir en su verdugo, recientemente hemos visto como el mal uso de estas herramientas han creado caos para su usuario, declaraciones, fotos, videos o incluso información clasificada han provocado diversas controversias y ahí mismo, en esas redes o en los medios de comunicación tradicionales han ‘crucificado’ o defendido a capa y espada al dueño de la cuenta.

Paulina Peña Pretelini, hija del presidente Peña Nieto: “@Pau_95Pena: …un saludo a toda la bola de pendejos, que forman parte de la prole y solo critican a quien envidian!...”; Mishelle Herrera, hija del ex entrenador de la selección mexicana de futbol Miguel Herrera: “@mishelleha00: Haber tetos es el primer partido que perdemos después de 7 y es amistoso y sólo fue un gol #Estupidos.” qué tal éste: “@CrunchMX: A los de Ayotzinapa les dieron Crunch” de la marca Crunch México; del cineasta, dramaturgo Alejandro Jodorowsky: “@alejodorowsky: Cuando fui niña sufrí un abuso sexual. Ahora a pesar de amarlo, me cuesta desear a mi pareja.// Disfrázalo del que abuso de ti y te excitará.”   

¡Qué tal el Periscope! que realizó la delegada de “la Miguel Hidalgo”, Xóchitl Gálvez Ruiz, quien uso la citada red social en la fiesta de cumpleaños de Diego Fernández de Cevallos en donde se ve a personajes como: Carlos Slim, Carlos Salinas de Gortari, Felipe Calderón, Ciro Gómez Leyva entre otros exclusivos invitados a la comilona.

En todos estos ejemplos el escándalo, la polémica, la explosión de las redes sociales, el enjuiciamiento no se hizo esperar, lo que es una herramienta de pronto se convierte en el arma con la que se es ajusticiado.

El profesor John B. Thompson en el ensayo La transformación de la visibilidad señala: la creciente frecuencia del escándalo político es sintomática de una decadencia en los estándares morales de los líderes políticos, tanto respecto a su conducta personal como a su probidad general en la conducción del cargo.

¿Entonces qué nos interesa más: la vida privada de los actores sociales o su servicio público? A lo que debemos estar pendientes es que su actividad sea lo más transparente posible y que su vida privada no afecte su labor como servidor público, es en este punto en donde se llega a una encrucijada.

Cuenta la leyenda del Robert Johnson quien deseaba convertirse en el mejor bluesman de su época caminó millas y millas por el Delta del Mississippi y al llegar a una encrucijada y desesperado le vendió su alma a Satanás para que lo convirtiera en el mejor músico de blues.

Si hacemos la analogía con el político vende su alma al “Patas de Cabra” que en este caso son los medios de comunicación para hacerse visible y lograr sus metas, objetivos, sea cuál sea que estos sean, en esa transacción el “estadista”, pero en ese andar no está libre de escándalos si es que el personaje en cuestión no se conduce con bases morales-éticas, en el caso de Johnson él adquirió la fama muchos años después de su muerte, y efectivamente no estuvo exento de escándalos.

Hace algunas décadas se decía. si no sales en televisión no existes; hoy se puede aplicar: si no se estás en la redes no existes. Pero ya hemos visto el doble filo que representa los medios de comunicación, si éstas no se utilizan con responsabilidad y profesionalismo entonces estaremos o estarán siempre al filo del escándalo.

No hagas cosas malas que parezcan buenas, ni buenas que parezcan malas, porque al más puro estilo del Big brother de George Orwell pero aplicado por los Polivoces: “Un mundo nos vigila, ¡aaah verdad!”



Comentarios