Viajo luego existo

Un buen viajero no tiene planes fijos y no tiene intención de llegar
Lao Tzu

Las terminales han sido una extensión de mi casa… ¿que dónde está mi hogar?, en ocasiones respondo que “tengo al cielo por techo (sin albur) y al sol por cobija” como bien lo describiera otro de los filósofos mexicanos Cuco Sánchez.

No es queja ni mucho menos, es que en ese ir y venir, abordar-descender, documentar equipaje, encontrar o no habitaciones por no hacer reservaciones, realizar ‘check in’ para luego salir corriendo sin siquiera haber probado alimento, con solo una botella de agua, o algunas viandas que fueron preparadas apresuradamente. 

Dormir en donde me agarre la noche dejó de convertirse en aventura, en ocasiones en hoteles de lujo otras en el duro asiento de una terminal rural, viendo el cielo estrellado u observando a la pálida luna, leal compañera para los noctámbulos viajeros.

De norte a sur, de este a oeste, en ocasiones con traslados de más de 24 horas en otras ocasiones en menos de una hora llego a un destino para iniciar el viaje a otro sitio, por las mañanas despiertas y no sabes en donde estás, tus ojos se fijan en el punto más lejano del techo. 

Días lluviosos, días soleados, frío, calor, viento, a veces nieve; en la sierra, en la playa, en una llanura, en una ciudad, en un pueblo. Frente a mí una sonrisa, un gesto adusto, uno de incredulidad, uno de duda, incluso de uno de oportunidad, los matices siempre ofrecen 

Y en la espalda la vida… así ha sido, no habrá modificaciones, las naves siempre se queman en cada viaje, siempre con boleto de ida, el de vuelta no se requiere, porque los vientos, las corrientes y las rutas pueden variar de un instante a otro.

En ocasiones necesitas parar un rato; pero no dejas de viajar; imaginas que estás en otro sitio…

La Banda Bostik, una de las legendarias agrupaciones de rock, denominado urbano, oriunda de los barrios pesados de Tlalnepantla hace una oda al vago que se lanza al ‘gabacho’ en busca del sueño americano es: “Viajero”.

…De trampa estoy voy camino al extranjero/ estoy refugiado en un sucio vagón/Voy de aventura y también a hacer dinero/soy ilegal y me escondo de la Emigración/Voy recorriendo todo un camino de experiencia/ de hambre y desolación/mas no me importa esta vida la vivo como venga/ esa es mi determinación/Voy exponiendo mi vida con tanta frecuencia en caminos de perdición… Me siento feliz con la vida que he llevado/ Nunca he ganado me he enseñado a perder…

Palabras más, palabras menos pero “El Guadaña”, líder y vocalista de ‘La Bostik’, retrata lo que le pasaba a los chavos de aquellos años 80 que a mediados de esa década vieron como explotaba San Juan Ixhuatepec, muchos fueron testigos del desmoronamiento de la Ciudad, las oportunidades se reducían y más si eras joven, traer el pelo largo aún era delito, eras considerado “Chavo banda” y escuchar rock no domesticado era atentar con las buenas costumbres. 

Había que buscar otras opciones y esas no estaban en nuestro país… aunque cuando regresaron al barrio ya nada sería igual.

Y si nos vamos con un rock más domesticado, no por eso de menor calidad, Los hijos de la Maldita vecindad del 5º Patio, ‘La Maldita’ pa’ los cuates, tienen dos odas al viaje de su primer disco “Mojado”, pero el mejor homenaje a quien rompe las amarras para hacerse a la mar sería “Pata de perro”, sencillo de su segunda producción El circo, para los conocedores la obra cumbre de ‘La Maldita’.

De toda la flota él era el más jalador/No había rival para este gañan/Pata de perro por aquí/pata de perro por allá/Mario era el nombre de este buen carnal/Por todos lados va ya no regresará… El tiempo se aprovechó y todo lo transformó/Viejo el barrio, viejo hasta el danzón/Un amigo se casó, uno panza le salió/Nueva flota apareció y en la esquina ya nada es igual/era mejor viajar… Un buen día llego el rumor que un amigo de un señor/ en un barco se lo topó/Que había estado en NY y bailado en Japón/ Que en Brasil se enamoró y que en Haití tocó el tambor/ a Mandela conoció y en la URSS se emborrachó/Nadie supo si es verdad/Sus amigos suelen recordar/ que él era un buen carnal que decidió viajar…

El pasado 24 de septiembre se cumplieron 25 años de aquella producción de la banda de Tacubaya, y el próximo año La Banda Bostik cumplirá 30 años de su primer álbum Abran esa puerta en donde se incluye “Viajero”.

Viajar representa libertad eso lo podemos encontrar en la literatura desde que Homero escribe la Odisea, pasando por la Vuelta al mundo en 80 días de Julio Verne, hasta llegar a la biblia de la Generación Beat On the road del imprescindible Jack Kerouac, solo por mencionar algunas de las obras cumbre de la literatura universal.

El cine no es ajeno de narrar el viaje, películas que tratan el tema son muchas a través del sub género road movie, pero una cinta se convirtió en un hito es: Easy raider (1969), era aún la época del ‘flower power’ del ‘verano del amor’.
Dennis Hooper (Billy) dirige, actúa y escribe con Peter Fonda (Wyatt) esta cinta que rompe paradigmas, además cuenta con un joven Jack Nicholson (George Hanson), quien ya mostraba sus grandes dotes de actor, la cinta es fenomenal al igual que su banda sonora (soundtrack) y memorable es el dialogo sobre la libertad que sostienen Billy y George Hanson:


George Hanson: ¿Saben? Este solía ser un país maravilloso. No puedo entender que le ha ocurrido.


Billy: Todo el mundo se volvió cobarde, eso es lo que sucedió. Ni siquiera podemos entrar a un hotel de segunda ¡Un motel de segunda! ¿Entiendes? Piensan que vamos a cortarles la garganta. Tienen miedo.

George Hanson: ¡No! Tienen miedo de ti. Los asusta lo que representas para ellos.

Billy: Lo único que representamos, es alguien que necesita un corte de pelo.

George Hanson: ¡Oh, no! Lo que representas para ellos es libertad.

Billy: ¿Qué tiene de malo ser libre? De eso se trata todo.

George Hanson: Así es. De eso se trata todo. Pero hablar de ello y serlo son dos cosas distintas. Es muy difícil ser libre cuando te compran y te venden en el mercado.

Porque, no vayas a decirle a nadie que no es libre, porque son capaces de lastimarte o matarte para probarte que sí lo son ¡Oh, sí! Te hablarán y te hablarán de libertad individual. Pero si ven a un individuo libre, se asustan

Billy: Pero no salen corriendo asustados.

George Hanson: ¡No! Se vuelven peligrosos…

Sigo en una terminal, el camino ya me espera, las neuronas se mueven a ritmo de los acordes de “Born to be wild” de SteppenWolf así que enciendan los motores.

Get your motor running/Head out on the highway/Looking for adventure/And whatever comes our way… Because you’re a true nature’s child/We were born, born to be wild/We can climb so high/I never want to die/ Born to be wild/ Born to be wild…


Comentarios